PASARELAS DE PAGO I



TPV Virtual Banc

Si tienes una tienda online, ya debes saber lo que es un TPV virtual. Se trata de un Terminal de Punto de Venta que permite el pago online en ecommerce, a través del uso de tarjetas de crédito o débito. Hace unos años esto sonaba casi a una marcianada, pero la realidad ha hecho que los negocios online proliferen y que este servicio sea, hoy en día, uno de los más demandados.

Un TPV virtual es un software que te permite aceptar pagos online en tu página web, blog o tienda online a través de tarjetas de crédito, débito o virtuales. Distintas modalidades de TPV virtual. Una de sus principales características es la facilidad para integrarse con el sitio web.

El método de pago con TPV virtual  es mucho más seguro, ya que los datos bancarios de los clientes no pueden ser detectados ni leídos por otros porque los controla directamente el banco. El cargo se recibe en tiempo real, por lo que si el cliente tiene problemas de solvencia el banco no autorizará la operación.

Para solicitar un TPV virtual, necesitas una cuenta bancaria donde se ingresará el dinero de tus ventas. Será esta misma entidad la que deberá facilitarte el TPV. En algunos casos, las entidades exigen que el solicitante del terminal sea cliente con una determinada antigüedad en la entidad, pero los casos varían.

Las condiciones en cada caso son diferentes . Algunos bancos también cobran tarifas de alta y mantenimiento mensual del servicio. Nuestro consejo es que acudas a varias entidades bancarias diferentes y estudies sus ofertas antes de decidirte por una.

Las entidades que suelen ofrecer con asiduidad el servicio de TPV virtual son La Caixa, Sabadell-Cam, Bankia e ING, aunque otras entidades financieras lo pueden ofrecer también.

Los costes varían en función de la entidad bancaria, habitualmente hay comisiones sobre las ventas (Puede ir desde el 1% al 4%, dependiendo de lo que negocies y del volumen de ventas) y algunas exigen el pago de una tasa de alta del servicio y la cuota de mantenimiento mensual que puede variar en función de los tramos de facturación.